Ante la evidente decisión del gobierno de la Nación y el gobierno de la provincia de Buenos Aires, de trasladar el Mercado de Hacienda a la localidad bonaerense de La Matanza, la intendenta Verónica Magario aseguró que “de ser así, estaríamos hablando de un impacto ambiental que resultaría insostenible de tolerar para nuestras ciudades”.

En esta dirección la jefa comunal se preguntó “cómo nos explican que ingresarían y saldrían de nuestro municipio no menos de un millón trescientos mil animales por año sin contaminar”.

Magario advirtió sobre lo que consideró un “riesgo gravísimo de contaminación de suelos y napas de agua”, pues según transcendió, advertidos de ello, los vecinos de la zona que sería directamente afectada ya están manifestándose de manera clara y dejaron en claro su oposición frontal al proyecto.

También se plegaron a los reclamos una gran cantidad de instituciones y organizaciones de la comunidad.La máxima autoridad municipal señaló si “el presidente Macri y la gobernadora Vidal nos van a venir a informar porqué no debiéramos creer que esta medida afectará gravemente el ordenamiento urbano y la producción de residuos”, y remató: “no es posible que vengan, se instalen, utilicen los caminos, contaminen la tierra, no paguen los impuestos y nos desvaloricen las propiedades de nuestros barrios. Queremos vivir en paz y en un entorno saludable.

Dejemos de lado esta actitud reñida con el respeto al federalismo y a la institucionalidad republicana que los representantes máximos de Cambiemos declaman, pero que evidentemente sólo es de la boca para afuera”.

En esta nota