Los maestros y maestras villeros se movilizaron hoy por los barrios Zavaleta y la Villa 21-24 para reclamar por mejores condiciones para enseñar y aprender. La marcha, que luego se sumó a la concentración frente al Congreso nacional, reunión docentes, alumnos y vecinos de la Villa 20 y del Bajo Flores, y estuvieron acompañados por la agrupación barrial La Poderosa, que reúne cooperativas de trabajo en los barrios precarios de todo el país.

“Venimos trabajando sobre las problemáticas del barrio y por eso decidimos hacer una macha por el barrio. Nosotros somos maestros que creamos las pedagogías villeras. Es una mirada que tiene en cuenta la realidad del barrio. Por ejemplo, en las villas los pibes no tienen días de clase cuando llueve. Faltan más a clases por las lluvias y la falta de cloacas que por nuestro reclamo salarial”, explicó a Maximiliano Malfatti, delegado de UTE y docente de la Escuela 6, a El Destape.

Para graficar la precariedad que tienen los jóvenes de esos barrios, Malfatti precisó que le escuela donde él trabaja es "la única escuela media de la 21-24, que tiene 60 mil habitantes". A la movilización se sumó también el cura villero Lorenzo de Vedia, al que todos llaman padre Toto, junto a las familias de los alumnos. Fue la forma de poner sobre la mesa las particularidades que afectan a los barrios humildes y que complican las posibilidades de enseñar y aprender: falta de integración urbana, medios de transporte y salas de atención sanitaria.

LEER MÁS: La 21/24 y la religiosidad para enfrentar el desamparo

Nosotros, maestros y maestras villeras, somos quienes enseñamos y aprendemos las teorías que no han podido llegar hasta los libros, porque sus pasillos estaban inundados, porque sus cloacas se pusieron a vomitar o porque la Policía perdió una bala, otra vez en el mismo lugar”, afirmaron los docentes en un comunicado donde explicaron la complejidad del reclamo.

Los maestros y maestras que enseñan en los barrios precarios organizaron una columna que partió desde los mismos lugares donde desarrollan sus tareas. El objetivo fue explicar en la propia comunidad educativa las razones de una movilización que se produce en medio de una paritaria salarial que está frenada –denunciaron los sindicatos docentes- porque el Ejecutivo no ofrece una propuesta que permita mejorar los sueldos de los maestros.

“Nosotras, maestras y maestros villeros, somos quienes estudiamos día a día nuestras miserias, copiando a los que nunca pudieron escribir, recitando a los acallados, acallando a los recitados, conociendo las problemáticas, problematizando el conocimiento, formando a nuestros estudiantes, estudiando nuestra formación, abrazándonos con sus familias, familiarizándonos con sus abrazos y sintiendo, en guiso propio, esas secuelas que niegan los dueños de las verdades: las escuelas construyen sueños y realidades”, afirmaron.

Para contraponer al discurso oficial, que cuestiona a los docentes por aplicar la medida de fuerza, aseguraron que “el ministro (de Educación) está de paro, desde el día que asumió”.

En la lista de reclamos que sumaron a la negociación salarial, los maestros villeros pidieron que la educación permita garantizar derechos y exigieron: la integración urbana, el fin de los recortes, medios de transportes para las villas, alumbrado público y cloacas, la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral y la reapertura del plan Conectar Igualdad, que fue cerrado por el nuevo gobierno.

“Porque el Estado debe cuidarnos, no estigmatizarnos, amedrentarnos y violentarnos. Porque todavía no quieren entender, que con la panza vacía no se puede aprender. Porque pagan las vendas de todos los canales, pero no pagan un plan de viviendas sociales. Porque ninguna norma se vota para que la cumplan "un poco". Y la Ley de Paritarias, tampoco”, explicaron los docentes al enumerar los reclamos que generaron el paro y la movilización y reiteraron su defensa de la “educación pública, gratuita y de calidad”.

En esta nota