Cambiemos ya tiene en la mira a las elecciones en la provincia de Buenos Aires y en particular a quienes estiman que será su principal rival: Cristina Kirchner. Eso se analizó en una reunión privada de la llamada "mesa chica" del PRO, de la que formaron parte Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña y María Eugenia Vidal.

En el encuentro, estimaron que la polarización sigue más vigente que nunca y que el gran perjudicado por esto es el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Por eso, consideran que la contienda será con el peronismo, ya sea unificado o dividido en su variante más ortodoxa y el kirchnerismo.

LEE MÁS

Embed

Los principales funcionarios amarillos, informó el diario Clarín, trazaron los distintos escenarios: si CFK no se presenta, si lo hace por la provincia de Santa Cruz o si juega a todo o nada en Buenos Aires.

Según los datos del PRO, CFK tendría un 47% de imagen positiva en la Provincia, lo que la convierte, de acuerdo a sus estimaciones, en una candidata "de 30 puntos". Inclusive, observaron que CFK creció durante el 2016, pese a la catarata de denuncias contra sus ex funcionarios y ella misma.

Sin embargo, en el PRO esperan-desean-que Cristina no se presente y que el peronismo vaya dividido. Al tratarse de una elección sin segunda vuelta, una mayor división de la oposición sería funcional al Gobierno para lograr, aun con números bajos, la victoria.