Mauricio Macri aseguró que los líderes de la Confederación General del Trabajo (CGT) "han perdido la capacidad de escuchar y entender lo que está pasando en la Argentina" luego de que ratificaran la marcha del martes. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, también cuestionó la decisión de los sindicalistas al interpretarla como "errónea" y "extemporánea".

En medio de fuertes internas, la central obrera ratificó el miércoles que la próxima semana marchará para protestar contra la política económica de la administración Cambiemos y para pedir que se cambie el rumbo de las medidas oficiales en pos de generar una mayor actividad económica.

"La verdad es que recibí la noticia con sorpresa. Tuvimos una elección recientemente y los argentinos han ratificado la vocación de cambio y el apoyo a este Gobierno", dijo el Presidente al brindar una conferencia de prensa junto al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en la residencia de Olivos.

LEER MÁS: El Gobierno atacó a la CGT por la marcha del 22 de agosto

Sincero, el jefe de Estado dijo que "hubiese esperado de los gremios una actitud de decir ‘bueno, vamos a acompañar para que el país crezca durante muchos años, para que los argentinos tengan un mejor futuro’".

Macri se mostró así sorprendido y molesto por la decisión de la central obrera de sostener la marcha del 22 de agosto: "Los gremios, ese grupo de gremios porque no son todos, han perdido la capacidad de escuchar y entender lo que ha pasado en la Argentina", dijo.

Más temprano, Frigerio había asegurado que "lo que está viviendo el sindicalismo es una transición en su conducción que les hace cometer algunos errores, como una marcha extemporánea, cuando hay una economía que se está poniendo de pie".

En esta nota