El presidente Mauricio Macri estuvo media hora en el Instituto del Diagnóstico, donde se realizó un chequeo médico en la rodilla derecha "programado hace un tiempo", tras la intervención a la que fue sometido en junio pasado.

Según aseguró el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, se trató sólo de "un estudio de rutina" que estaba planificado: "Macri aprovechó el feriado para hacérselo", afirmó.

"El Jefe de Estado fue acompañado en la oportunidad por el director de la Unidad Médica Presidencial, Simón Salzberg, y se retiró tras 30 minutos del Instituto del Diagnóstico, donde se le practicaron las evaluaciones", informó Presidencia a través de un comunicado emitido en horas de la tarde.

La intervención a la que se sometió Mauricio Macri en junio duró media hora y no presentó complicaciones. En aquella oportunidad, al Presidente le realizaron una artroscopía en el Sanatorio Agote de Recoleta, luego de haber sufrido un esguince cuando jugaba al paddle.

El comunicado de Presidencia:

Embed

En esta nota