A catorce meses desde que Mauricio Macri anunció la "reparación histórica" para las obras sociales sindicales, la CGT admitió que no se entregó un solo peso prometido de los de $4.500 millones que el Gobierno había ofrecido como fondo de emergencia para brindarles asistencia financiera.

LEÉ MÁS: Para Marcos Peña, "el tarifazo es subjetivo"

Recién pasadas las elecciones se destrabaría el dinero. Macri había hecho el anuncio el 2 de agosto de 2016, en la Casa Rosada, rodeado por varios sectores del sindicalismo, como una señal de tregua tras la reunificación de la CGT.

En aquel entonces, el pacto incluyó destrabar fondos retenidos por $2.700 millones para tratamientos impagos, la creación de un fondo de emergencia y asistencia por $4.500 millones; la aplicación de $8.000 millones a la polémica Cobertura Universal de Salud, y la colocación de otros 15 mil millones de pesos en bonos Bonar 20.

Según la CGT, sólo se pagaron los 2.700 millones de pesos que debían cubrir tratamientos o medicamentos que ya dieron las obras sociales.Este jueves, Jorge Lemus llamará a un grupo de expertos para tratar esta problemática.

José Luis Lingeri, el intermediario de la CGT, admitió a Ambito.com que el Gobierno planea llevar la reforma en salud a través de CUS para después de las elecciones, al igual que el resto de las reformas que pretende imponer.

A su vez, Héctor Daer y Lingeri admitieron que el Ejecutivo no dio los $4.500 millones que debían ser destinados a la "asistencia financiera a las obras sociales, por ejemplo ante situaciones de epidemias, programas de prevención aprobados por la Superintendencia, adquisición o remodelación de efectores propios".