El presidente argentino será uno de los pocos ausentes de los mandatarios de la región en el funeral a Fidel Castro.

Así lo decidió Mauricio Macri y sucede tras el frío mensaje emitido en Twitter. El Presidente mandó a asistir a su Canciller, Susana Malcorra.

Según afirma el diario Clarín, Macri se enteró en medio de una reunión en Olivos con ministros. "En la reunión no se habló una sola palabra de Cuba ni de Fidel", contó un funcionario al matutino.

Luego, el mandatario tomó la decisión de no viajar a Cuba, como sí lo hará una multitud de presidentes y líderes más importantes de la región y el mundo.

Malcorra emitió, de los funcionarios de Gobierno, el mensaje más cálido. "Murió Fidel Castro. Con él se cierra un capítulo importante de la historia latinoamericana. Mis condolencias al gobierno y al pueblo de Cuba ", tuiteó.

El sábado tras enterarse la noticia, Macri apenas esbozó: "Mis condolencias al gobierno cubano por el fallecimiento de Fidel Castro"