Mauricio Macri opinó que la inflación es el principal problema de la Argentina y "no el dólar". Dijo que el alza de precios es un negocio de "los vivos", que se aprovechan de los trabajadores, con lo que le quitó responsabilidad al Gobierno. De todos modos, vaticinó que el aumento se desacelera y será el menor en casi una década.

"El dólar no es nuestro problema, nuestro problema es la inflación, es fortalecer nuestra moneda", sostuvo el mandatario luego de que la divisa estadounidense subió de la franja de los $ 16 a los casi $18, en pocas semanas.

En cambio, el Presidente dijo que la inflación es una "estafa y los vivos se aprovechan" de los trabajadores, quienes tienen que "aguantar todo el mes".

En crítica directa a la política económica del kirchnerismo, Macri advirtió: "Nos mintieron cuando nos dijeron 'un poquito de inflación no está mal', palabras no célebres del gobierno anterior". Como contrapartida, destacó que ahora "la inflación está bajando y será la más baja de los últimos ocho o nueve años".

LEER MÁS: Para Vidal, los mandatos deben ser de seis años pero sin reelección

Macri aseguró que "este crecimiento que ha comenzado, este camino, es imposible que en 18 meses haya alcanzado a todos los argentinos, eso hubiese sido magia", al explicar que en ese "tiempo no se construye el país que soñamos".

Por otra parte, insistió en sus críticas contra las "mafias" que propician la industria de juicios laborales, a quienes acusó de afectar al desarrollo de las pymes y culpar de dejar "sin trabajo a mucha gente".

El jefe de Estado encabezó un acto de campaña con los candidatos de Cambiemos en Bahía Blanca junto a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

En esta nota