El Gobierno nacional retomó su iniciativa para "deskirchnerizar" el país y ahora le cambió el nombre a las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, de la provincia de Santa Cruz. Lo hizo en el mismo (polémico) decreto que autoriza al Ministerio de Energía a vender centrales eléctricas en manos del Estado.

La medida, que fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial, establece que el Estado podrá vender su participación en distintas centrales energéticas instalados en el territorio nacional. Además, crea una nueva empresa estatal de energía, Integración Energética Argentina S.A., que absorberá a Enarsa y Ebisa.

LEE MÁS "El Gobierno avanza en una nueva privatización"

Las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic no están dentro de las obras en las que el Estado abre la puerta para su salida. Sin embargo, y al pasar, el decreto 882 remarca que las represas "Condor Cliff" y "La Barrancosa" retoman a partir de ahora sus denominaciones originales. Esas son las represas Kirchner y Cepernic, que se rebautizaron tras la muerte del ex Presidente.

Se trata de una obra que fue cuestionada por el Gobierno actual y que llegó a frenar su construcción. La misma fue otorgada a un consorcio compuesto por la empresa argentina Electroingeniería y su socio chino Sinoppec.

Embed