Mauricio Macri dio la orden de correr a los maestros que querían protestar en la plaza de los Dos Congresos por no convocar a la paritaria docente. El primer mandatario dialogó con Horacio Rodríguez Larreta y le encomandó desalojar la plaza con una sugestiva definición: "No somos Menem. A mí no me ponen la carpa blanca".

El dato fue revelado por la revista Veintitrés, que dialogó con un funcionario de la Ciudad en off the record. Allí, contó que el jefe de Estado temía por una prolongación de la carpa y temía, un poco en broma, un poco en serio, que artistas se acerquen a manifestar su apoyo, tal como ocurrió en la Carpa Blanca de 1996.

Embed

Luego, el Presidente se comunicó con su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien habló más tarde con su par porteño, Martín Ocampo, para coordinar el operativo que culminó con palos, gas pimienta y cuatro maestros detenidos.

Por la brutalidad policial, los principales gremios docentes, CTERA y UDA, reclamaron la renuncia del ministro de Educación, Esteban Bullrich. La central sindical afiliada a la CTA convocó a su vez a un paro nacional por 24 horas para este martes y a un abrazo simbólico al Congreso. Los docentes anunciaron que insisitirán con la instalación de la "carpa itinerante".