Para el presidente Mauricio Macri el problema con la crisis que afecta a Sancor -que está en una situación de "quebranto absoluto"- son los salarios de los trabajadores y la no correcta intervención del Estado para evitar esos sueldos elevados, según se desprende de lo que dijo este miércoles a la mañana al visitar la ciudad de Santa Fe.

"El problema es el convenio laboral. Claramente, el Estado no actuó en el equilibrio de las negociaciones. A partir de los avances de Atilra, se hizo casi inviable la industria", lanzó el jefe de Estado.

El presidente afirmó que Sancor "sufre las consecuencias de tres males". Primero atacó al gobierno anterior por "la mala política láctea de la última década, cuando los precios en el mundo eran los mejores de la historia".

En segundo lugar reseñó "el tema de Venezuela y los serios problemas de gestión interna".

Por último dejó abierta la puerta a la flexibilización laboral, con críticas al convenio colectivo de trabajo de los trabajadores de la industria láctea.

"Habrá que esperar a los próximos días para llegar a un acuerdo con el gremio y la empresa. Van a salir a buscar inversiones. Queremos que los puestos de trabajo se mantengan, pero hay que hacer muchos cambios", afirmó.

Embed

En esta nota