Tras el desembarco de Oscar Aguad al frente del ministerio de Defensa, Argentina acelera las gestiones para adquirir armamento a Estados Unidos, al punto tal de estar por concretar la compra de un poderoso buque de guerra.

Tal como había anticipado la investigación de El Destape y Economía Política, publicada en marzo pasado, el gobierno nacional le entregó a mediados de 2016 un extenso listado de equipamiento militar, por un monto que superaba largamente los cuatro mil millones de dólares.

Pese a haber desmentido las compras y afirmar que se trataba de "donaciones", finalmente el gobierno comenzó a comprar aviones de entrenamiento y equipamiento militar, y, según publicó el periódico inglés The Sun, el vicepresidente norteamericano Mike Pence cerró la venta de un buque de guerra en desuso durante su última visita al país, en agosto pasado.

LEER MÁS: Exclusivo | La escalofriante lista de armamento que Argentina le pidió a Estados Unidos

"Argentina está preparada para comprar un buque de guerra de 40 millones de libras esterlinas (unos 51 millones de dólares) de los Estados Unidos, al mismo tiempo que la Marina Real está a punto de desmantelar un buque similar", explicaron en la publicación, en donde se advierte que "podría ser usado en operaciones como invadir" las Islas Malvinas.

"La Plataforma de Aterrizaje es capaz de albergar 800 tropas, seis helicópteros y 2.000 toneladas de equipo, y podría ser utilizado en operaciones como la invasión de las Malvinas", resaltó el artículo, publicado días atrás.

En marzo pasado, El Destape publicó un extenso listado de equipamiento militar para adquirir con el fin de "combatir el terrorismo". Allí figuraban poderosos aviones de caza, tanques de guerra, misiles de mediano y largo alcance y helicópteros similares a los utilizados en la guerra de Malvinas.

Embed

En el pedido, se detallaba que el ejército argentino solicita, entre otras cosas, 12 helicópteros de ataque Cobra AH1, utilizados por el ejército estadounidense durante la Guerra de Vietnam, la del Golfo y la del Líbano, unos 10 helicópteros modelo Chinook, utilizados en la guerra de Malvinas, otros 16 Black Hawk UH60, otro tipo de aeronave de transporte táctico, conocido mundialmente por su rol en la Guerra de Irak, y por último unos 26 helicópteros Bell 412, lo que representaría un total de más de mil millones de dólares.

Además de los poderosos helicópteros, el Ejército nacional también solicitó unas 182 tanquetas de guerra tipo StryKer, modelos M1128, M1130, M1132, M1134 y M1139, que son utilizadas por las fuerzas armadas de Estados Unidos e Israel. Las mismas están equipadas con ametralladoras calibre 50, lanzadoras de granadas y cañones de 105 milímetros. Otro de los llamativos pedidos realizados a norrteamerica son los lanzamisiles Javelin (se pidieron 80), un modelo portátil desarrollado por el gobierno estadounidense para derribar tanques y avionetas.