El presidente, Mauricio Macri, elogió que el Indec haya continuado los cálculos de pobreza y dijo que el punto de partida son las 9 millones de personas que viven con necesidades básicas insatisfechas. Esto a pesar de que las consultoras mostraron que la cantidad aumentó desde diciembre, cuando asumió el mandatario.

Macri fustigó que el organismo oficial haya discontinuado las cifras de pobreza en el gobierno anterior. El último dato fue en el primer semestre de 2013, cuando dijo que el 4,7% de la población era pobre y el 1,4% indigente.

LEER MÁS: Oficial del INDEC: la pobreza afecta a casi 9 millones de argentinos

Hoy, el ente que preside Jorge Todesca reveló que el 32,2% de los argentinos viven debajo de la línea de pobreza. "Saber que uno de cada tres argentinos vive debajo de la línea de pobreza nos tiene que dar bronca", caviló sin autocrítica el Presidente.

"Ahora que se ven las primeras medidas del sinceramiento económico se ven los problemas", analizó. "Este es el verdadero punto de partida: sin cepos, con transparencia, el acuerdo con los holdouts, la baja de la inflación, sin distorsiones en la economía", opinó Macri.

Para el jefe de Estado, todas estas medidas que tomó fueron para defender el salario de los trabajadores y que haya nuevos empleos y más inversiones, "a partir de la credibilidad del Gobierno". Consultado por el eslogan de campaña de "pobreza cero", Macri reconoció que no lo logrará: "Pobreza cero en cuatro años es obvio que no se alcanza. Nosotros convocamos a un camino. Esto no es la tarea de un gobierno".

Pero para reducir la pobreza no citó ninguna medida concreta, sino más bien objetivos ideales, como generar empleo y mejorar la educación. El único medio para mejorar la calidad de vida fue desacelerar la suba de precios: "Haber bajado la inflación drásticamente está mejorando el poder adquisitivo del salario". Esto lo dijo pese a que actualmente se mantiene en un 42% interanual.