El presidente Mauricio Macri designó al nuevo embajador argentino en Estados Unidos: es Fernando Oris de Roa.

Lo comunicó el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, en Twitter. Sucederá a Martín Lousteau, quien dejó ese cargo para ser diputado por la Ciudad.

Embed

Oris de Roa es un empresario que hizo su fortuna con una empresa de limones, hoy uno de los conflictos con el país que preside Donald Trump.

Según una nota de archivo de Clarín de 2003, "presidió la cereleara Contiental y a comienzos de los 90 tomó las riendas de San Miguel, la empresa cítrica de Tucumán que en pocos años pasó de bordear la quiebra a ser la principal exportadora mundial de limones".

Luego "largó todo" y se fue a Harvard a cursar un master en políticas públicas. Iba interesado en el estudio de las instituciones. "Hoy sólo me interesan el fortalecimiento de las instituciones. Por eso mi objetivo es convertirme en un buen empleado público", dijo en ese entonces desde el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), una ONG que trabaja con las políticas públicas.

Su única incursión en el Estado fue haber sido Subsecretario de Inversiones en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por solo 9 meses, según destaca en su Linkedin. De marzo a noviembre de 2016 y recomendado por Andy Freire, ex ministro de Modernización porteño y hoy legislador electo de Cambiemos.