Mauricio Macri defendió el ingreso de las compañías aéreas de bajo costo a la Argentina, al destacar que se trata de una "revolución del aire" que es "a favor de la gente y a favor del empleo". Al mismo tiempo resaltó que "nos estamos abriendo al mundo porque cerrados nos fue mal". La entrega de rutas a compañías vinculadas a la familia presidencial y a funcionarios es investigada por la Justicia penal federal.

"(El ministro de Transporte, Guillermo) 'Guillo' Dietrich, está aprobando rutas y rutas en cada audiencia y Aerolíneas no para de crecer, así que estamos demostrando que las dos cosas podían ser compatibles y que lo que nos habían dicho en el pasado era mentira, que para que Aerolíneas (Argentinas) pudiera crecer no había que dejar entrar a nadie", sentenció.

LEER MÁS: Por resignar Aerolíneas, Macri gastó más de $ 55 millones en vuelos

El jefe de Estado resaltó que "la revolución del aire es a favor de la gente y a favor del empleo", por lo que reprochó el rechazo de los gremios aeronáuticos a las low cost, al afirmar que "lo que conviene es que haya más trabajo no menos". "El comunicado de los cuatro gremios declarándose en contra de que las empresas extrajeras vengan a radicarse en la Argentina, yo no lo entiendo. Si yo conduzco un gremio, lo que me conviene es que haya más empleados en mi gremio, no menos", sentenció.

Opinó que el desembarco de estas empresas no van en detrimento de las Aerolíneas Argentina ya que, afirmó, "vamos a pasar de 11 millones de pasajeros a tener, al 2019, a 24 millones de pasajeros". "Esta revolución del aire es a favor de la gente y a favor del empleo, se necesitan más pilotos, más mecánicos, más empleados", enfatizó Macri.

El juez Sergio Torres investiga junto al fiscal Jorge Di Lello la presunta comisión de delitos de parte del Presidente y funcionarios en el beneficio de compañías low cost a las que están vinculados. Por la causa, el propio Macri se encuentra imputado.