Paradojas del destino, y para hacer todo más explícito, una decisión legal del presidente Mauricio Macri puede facilitar o no la detención de Cristina Kirchner tras el pedido del polémico juez Claudio Bonadio a partir de la denuncia de Nisman.

Esto es así porque el magistrado, que acusa a la plana mayor del gobierno kirchnerista de encubrimiento y Traición a la Patria, solicitó al Senado de la Nación el desafuero de CFK, cargo por el cual ya juró y asumirá el próximo 10 de diciembre.

Según la Constitución Nacional, cada cámara del Congreso decide las sanciones que le caben a sus miembros. El desafuero es una de ellas por lo que son los propios miembros de la Cámara Alta quienes deben votar, con dos tercios de los presentes, el desafuero de Cristina.

Sin embargo, el período de sesiones ordinarias ya culminó el 30 de noviembre, por lo que el Senado está sin actividad. Solo el Poder Ejecutivo puede convocar a sesiones extraordinarias o prolongar las ordinarias, lo cual tiene una sutil diferencia entre un caso o el otro.

En el caso de las extraordinarias, es el propio Presidente quien fija el temario a tratar y solo esos temas pueden ser abordados en el trabajo legislativo. Es decir: Macri podría extender las sesiones extraordinarias y ahí mismo impulsar o bloquear la posibilidad de tratar el desafuero de Cristina.

Pero además, el jefe de Estado también puede prolongar las sesiones ordinarias. Allí, es el propio Congreso quien decide por consenso de sus bloques parlamentarios el temario en las sesiones que se convoquen. Macri podría, en este caso, dejar en poder del Senado decidir si abren la puerta o no a la detención de Cristina.