El gobierno de Mauricio Macri pondrá en marcha en los próximos días una universidad para modificar la carrera de los trabajadores del sector público. La nueva casa de altos estudios funcionará en un edificio ubicado en la avenida Belgrano, que el Ministerio de Modernización está reformando.

Según afirman desde el Ejecutivo, se penalizará a quienes no mejoren su formación a lo largo de los años y se premiará con incrementos salariales por encima de la inflación a quienes mejoren su capacitación mediante el estudio.

La regla valdrá tanto para los empleados de nivel básico como para quienes tienen puestos de mayor jerarquía dentro de la carrera estatal y constituyen la conducción más permanente del sector público, debajo de la cambiante conducción política, detalla el diario La Nación.

La carrera será con clases presenciales, en el edificio de la avenida Belgrano, y con capacitación a distancia. Esa modalidad virtual le permitirá al Gobierno llegar a los empleados de todas las provincias y reducir la ausencia de trabajadores estudiantes, a la vez que espera bajar los costos de la capacitación.

"Queremos crear una universidad pública que esté compuesta por programas que tengan que ver con itinerarios formativos en la carrera del empleado del Estado", explicó Andrés Ibarra, ministro de Modernización, en diálogo con el matutino. "¿Se imaginan ir a una oficina pública y que los atienda un empleado comprometido y formado?", se contenta el funcionario.

Ese sector del Estado nacional está integrado por un total de 210.000 empleados, e incluye a los que trabajan en la órbita de la Presidencia, los ministerios, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el PAMI y el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (Incaa).

El Gobierno espera que este año pasen por esa escuela unos 85.000 empleados de la administración central.

El proyecto parte de la base del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), con años de existencia (fue creado en 1973 y relanzado en los años 90, durante el gobierno de Carlos Menem).

En esta nota