El presidente Mauricio Macri calificó de "positivo" el encuentro que mantuvo por espacio de una hora con el papa Francisco a quien definió como "un líder moral".

El jefe de estado, que visitó al papa junto a su familia y luego sostuvo una reunión privada, destacó que compartieron "una larga charla de lo que pasa en la Argentina y lo que pasa en el mundo".

Macri calificó de "buena" y "positiva" la audiencia privada con el pontífice, aseguró que la reunión fue "más larga" que la de 22 minutos que mantuvieron en febrero y afirmó que al despedirse el Papa le dijo: "Fuerza y adelante".

Macri definió a Francisco como "un líder moral" de quien quería escuchar sus opiniones y dijo que le pidió al Papa que "rece para que Dios me ilumine y me lleve por el camino correcto".


"Hablamos de indicadores de pobreza, de lo mucho que hay por hacer y la importancia de la agenda de paz en el mundo", y también del narcotráfico, precisó.

El presidente subrayó que "la preocupación por la pobreza es compartida" y dijo que coincidieron en la necesidad de "lograr entusiasmar, educar e incluir" a los argentinos. "Su visión pasa de la cultura del encuentro y la cultura del trabajo que hay que recuperar", agregó.

El Presidente sostuvo que la reunión fue "muy útil" y destacó que durante casi una hora "la familiaridad siempre estuvo", sobre todo cuando el Papa le preguntó sobre la "bicicleteada" que había compartido el día anterior con el cardenal Mario Aurelio Poli.