Pese a un creciente reclamo de los clubes para continuar con el Fútbol para Todos, el presidente Mauricio Macri reiteró que se termina el contrato entre la AFA y el Estado nacional. Además, sostuvo que la decisión se tomó por "aclamación de la ciudadanía". De esta forma, incumple su propia promesa de campaña, en donde había asegurado que iba a mantener la gratuidad de las transmisiones pero "sin política".


En medio de la conferencia de prensa en donde habló de Arribas, Milagro Sala y los Panamá Papers, entre otros temas, el jefe de Estado le respondió a los clubes que piden seis meses más del FpT. "El fútbol está en crisis terminal, tal vez peor que la que recibimos el país", evaluó Macri, quien acusó a los dirigentes de "seguir tratando de buscar un parche" en lugar de "encarar el tema".

Después, disparó una lapidaria frase: "A pedido y por aclamación de la ciudadanía argentina, el Estado no va a participar mas del Fútbol para Todos".

Embed

Mientras tanto, los clubes vienen reclamando que, si el Gobierno no quiere continuar con el contrato que vence en 2019, le pague una rescisión por el mismo. A pesar de que varios clubes firmaron una misiva en donde aseguraron a mitad de 2016 que "el FpT cumplió su ciclo", luego el conductor televisivo y vicepresidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, reveló que la misma se hizo por pedido del Gobierno nacional.


En campaña, Cambiemos había prometido la gratuidad de las transmisiones deportivas, algo que solo pudo sostener durante su primer año de gestión. Mientras se niega a continuar con el contrato de 1.800 millones de pesos (los clubes pretenden acordar más de $2 mil millones con un privado), igualmente recorta gastos en remedios para el SIDA y sigue despidiendo trabajadores del Estado.