El Gobierno nacional se propuso bajar como sea el llamado "costo argentino", que no significa otra cosa que reducir los costos laborales para que los empresarios vengan a invertir a la Argentina. Este martes, Mauricio Macri tendrá su primer anuncio en ese sentido, tras llegar a un acuerdo para modificar el convenio laboral de los petroleros que trabajan en Vaca Muerta. La vuelta de la flexibilización laboral.

En un acto en Casa de Gobierno, el Presidente presentará un plan para reactivar el reservorio de petróleo y gas no convencional. El mismo consiste en una adenda en el convenio colectivo de los trabajadores petroleros que se desempeñan exclusivamente en esa área, que abarca Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza.


En ese arreglo, que acordaron con el titular del gremio, el massista Guillermo Pereyra, se eliminan las denominadas "horas taxi", que implican que la jornada laboral se considera iniciada cuando el trabajador sale de su domicilio y culmina cuando retorna al mismo, reducción de la cantidad de operarios por pozo, eliminación de horas extra e incorporación de actividades en horario nocturno, entre otros puntos.

Desde las firmas petroleras prometen un aumento de las inversiones a partir de la reducción del costo laboral. El acuerdo se elaboró entre el secretario general del gremio, más el presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, directivos de firmas privadas y hasta el propio Presidente, Mauricio Macri.

El acuerdo va en sintonía con distintas expresiones de los funcionarios. El Gobierno se ha metido en una cruzada para reducir lo que llaman el "costo argentino", lo que implica modificar los convenios colectivos de trabajo, bajar la litigiosidad laboral sin tantos fallos a favor de los trabajadores y una baja impositiva para los empresarios. Aunque desde la Rosada lo nieguen, es la vuelta de la tan temida flexibilización laboral.