Mauricio Macri pidió que el dólar no baje al solicitarle al mercado que “se dé cuenta” que Cambiemos se consolidará en las elecciones, para que no aumente el tipo de cambio. Coincidió de esta manera con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Consultado por Jorge Lanata si el dólar bajará el lunes, el Presidente respondió: “Esperemos que no mucho" porque tampoco está bueno que volvamos a tener bajo porque queremos que la Argentina exporte, que la Argentina consiga trabajo”. El viernes, la divisa cerró a $ 18,01.

“Pero seguramente los mercados que se asustaron con que la Argentina volviese al pasado ahora van a volver a darse cuenta que esto lo hemos decidido no sólo con la inteligencia, sino con el corazón. Y esto no para, la Argentina va hacia el futuro”, opinó Macri.

LEER MÁS: El dólar, expectante de los resultados de las PASO

El Presidente estuvo en línea con el pronostico de Dujovne, quien vaticinó una "semana tranquila" en los mercados luego de las PASO. Por la disparada devaluatoria de las últimas semanas, pidió "acostumbrarse" al "tipo de cambio flotante". "La Argentina tiene tipo de cambio flotante. Es cierto que hubo incertidumbre, pero está dado el escenario para tener más tranquilidad", señaló Dujovne al hablar sobre la cotización del dólar en diálogo con Radio Mitre.

El funcionario vaticinó que no habrá nerviosismo en los mercados y dijo que la economía seguirá "como en las semanas anteriores". Las declaraciones llegan luego de varias semanas de nerviosismo en los mercados, que mostraron una fuerte tendencia hacia la dolarización de carteras. Eso obligó al Banco Central a vender más de U$S 1.800 millones para evitar que el dólar llegara a las elecciones PASO por encima de los $ 18.

El alza del dólar fue adjudicada por fuentes del mercado a la posibilidad de que la expresidenta Cristina Kirchner tenga chances de recuperar protagonismo político. Dujovne buscó llevar tranquilidad y dijo que "la economía sigue como en la semanas anteriores". En el oficialismo apuestan a que, de cara a octubre, la recuperación de la actividad económica que ya se evidencia se pueda trasladar al bolsillo y reanime también el consumo.

En esta nota