El presidente Mauricio Macri aceptó la renuncia de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, a partir del 31 de diciembre próximo. Se trata de un viejo anhelo desde que llegó a la Casa Rosada.

El jefe de Estado adoptó la medida a través de un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial y que llevó también la firma del ministro de Justicia, Germán Garavano. El Gobierno señaló que Gils Carbó presentó su renuncia a partir del último día del año y que "resulta pertinente proceder a su aceptación".

La jefa de los fiscales presentó su renuncia el 30 de octubre pasado en una nota en la que afirmó: "estoy persuadida de que mi permanencia en el cargo redunda en decisiones que afectarán de manera sustancial la autonomía del Ministerio Público Fiscal".

Además, Gils Carbó dijo tener "esperanza" en que su renuncia "disuada reformas que, amén del debilitamiento señalado, rompan el equilibrio que debe regir el sistema de administración de justicia".

Mientras tanto, el peronista Miguel Ángel Pichetto junto a su par de Cambiemos, Federico Pinedo, presentaron un proyecto de ley de reforma del Ministerio Público Fiscal que le permitiría la Gobierno designar al sucesor de Gils Carbó solo con mayoría simple, cuando en la actualidad es con dos tercios.