La agenda de Mauricio Macri no tuvo grandes acontecimientos ni discursos importantes sino que fue noticia por la cantidad de humoradas en cada uno de sus encuentros. Pero sin la respuesta esperada.

Así fue como en su encuentro con Vladimir Putin, mandatario ruso, en broma le dijo que Argentina dará el batacazo con Lionel Messi y ganará el Mundial de fútbol que Rusia organizará en 2018. "Lo miró serio y le preguntó, a través del traductor, si lo estaba cargando", contó al diario La Nación un funcionario que escuchó la anécdota de boca del propio Macri.

Según el diario, el presidente nacional siguió un tiempo sorprendido por "la gélida reacción del mandatario de la potencia europea", según describió el matutino.

Embed

Antes de participar de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, Macri fue parte de la reunión de la Clinton Global Initiative. Allí, en medio del apoyo a la candidatura de Hillary Clinton donde estaba presente su marido, Bill Clinton, el mandatario también se despachó con otra humorada que tampoco tuvo buena respuesta de los presentes.

Al comenzar su exposición, el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, bromeó con Clinton, al señalarle: "Mi mujer lo espera en Italia como primer caballero durante el G7", la cumbre mundial que se realizará el año próximo en la isla italiana de Sicilia. Macri no se quiso quedar atrás y se despachó con un: "Y mi mujer Juliana Awada lo espera como primer caballero en el G20 en Buenos Aires".

Además, en medio de esa charla y de la nueva relación con Reino Unido, Macri volvió a hacer un chiste al respecto. Fue dirigido al alcalde de Londres, Sadiq Khan. En la charla junto a Clinton y Renzi, Macri le dijo al ex presidente de EE.UU. con acento hispanoparlante: "Gracias por invitarme de nuevo. Matteo y yo vinimos antes como alcaldes, así que le quiero avisar al alcalde Khan que todo lo que le viene por delante es mucho más difícil".

En esta nota