Los trabajadores del PAMI cuestionan los recortes a los jubilados. El sindicato APPAMIA incluso exigió “con urgencia un cambio de políticas” en el organismo que dirige Sergio Cassinotti.

El gremio “manifestó su preocupación y absoluto rechazo a cualquier tipo de recorte, tanto en las prestaciones a los abuelos afiliados de la obra social, como en el pago e incremento de haberes de nuestros médicos”.

“No es posible que la variable de ajuste sean los abuelos y los profesionales que trabajan en el PAMI”, protestó el consejo directivo a través de un comunicado. “Repudiamos con toda contundencia las políticas de ajuste y recorte integral en las áreas del instituto que sólo conducen a una drástica reducción de las prestaciones básicas a los jubilados, y peores condiciones laborales para nuestros profesionales”, cuestionó.

El cuestionamiento surgió luego del recorte a la cobertura de medicamentos a los jubilados, la desaparición de programas de prevención de enfermedades, la reducción de prestaciones de trasplantes, la interrupción a la provisión gratuita de anteojos. De acuerdo al sindicato, el sistema de emergencias está colapsado y es obsoleto, que “redunda en la baja calidad de los servicios”.

“Estamos ante una situación límite. Nuestros profesionales están colapsados, mal pagos, y la suba de precios atenta contra la economía de afiliados que hoy ven reducidas las prestaciones y la entrega de medicamentos”, alertaron desde APPAMIA.

En esta nota