El primer precandidato a senador por la provincia de Buenos Aires, Esteban Bullrich, cometió una serie de fallidos que generaron furia e indignación por ser xenófobos o criminalizar a los jóvenes.

El ex ministro de Educación sorprendió el lunes cuando contabilizó como “avance” de la gestión de Cambiemos que haya más adolescentes en la cárcel, lo que le valió el repudio generalizado.

Bullrich en una entrevista con América dijo: "El camino que hemos emprendido todos los días tiene un metro más de asfalto, una sala más, un pibe más que está preso".

LEER MÁS: Bullrich: "El camino que emprendimos todos los días tiene un pibe más preso"

Pero esta no fue su único fallido. Tuvo al menos otros cinco en los últimos meses.

Sobre Ana Frank: "Ella tenía sueños, sabía lo que quería, escribía sobre lo que quería y esos sueños quedaron truncos, en gran parte por una dirigencia que no fue capaz de unir y llevar paz a un mundo que promovía la intolerancia".

La cervecería artesanal como política contra el desempleo: "Hay que ayudar a los bonaerenses a generar proyectos propios. Ahora en La Matanza y en otros lugares del conurbano, los emprendimientos de las cervecerías artesanales están creciendo muchísimo".

Cuando interpretó el Ni Una Menos como consigna anti abortista: "Ni Una Menos es también que si hay una beba adentro [del cuerpo de la mujer embarazada], Ni Una Menos porque también la estás matando".

Antes de la campaña:

Durante una visita a la Universidad Nacional de Río Negro: "Esta es la nueva Campaña del Desierto, pero sin espadas con educación".

Cuando defendió que la escuela no expulse a los jóvenes, para que no terminen en el delito: "No se va a cambiar con planes sociales: a ese pibe le podes dar un plan social, pero esa plata la va a usar para comprar balas".

En esta nota