Taufiq Touma y Ani Hadad llegaron a la Argentina hace cuatro meses, pero decidieron regresar este jueves a Alepo, Siria, pese la guerra que recrudece día a día.

Los refugiados esbozaron dos motivos principales: la inflación y las falsas promesas del Estado.

La pareja tiene dos hijos. Mari Flor, de 13 años, y Kristel, de 10. Son las únicas que lograron aprender algo de castellano en la escuela a la que acuden, informó el diario La Voz.

"Faltó ayuda del Estado. Hubo varias promesas incumplidas", contó al medio cordobés un allegado a la familia. El hombre recibió heridas graves durante una explosión en su país y en la Argentina le costó conseguir un trabajo estable.

"Pensamos que la vida aquí sería más barata y que nuestras hijas tendrían futuro, pero no lo vemos ahora", cuenta Taufiq, y agrega: "No aguantamos más, nos queremos volver a nuestro país".