El consejo directivo de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) declaró el estado de emergencia económica y alerta del sector. Se debe a los tarifazos del gobierno de Mauricio Macri, la presión impositiva y “la interminable escalada de precios que no cesa pese a los anuncios oficiales”.

En un documento emitido tras una reunión en Mendoza de todos los delegados, FAIPA decretó la emergencia económica de la industria del pan artesanal de todo el país y el estado de alerta. “Ya no resulta posible seguir absorbiendo los mayores costos que afectan al sector y se ve ahogada por la imposibilidad de trasladarlos al consumidor”, explicó en un comunicado de prensa reproducido por Mundo Empresarial.

LEER MÁS: Un diputado de Cambiemos se desmarcó y resolvió adherir al paro general

“El Gobierno busca eliminar directamente a la clase media, al luchador que pone el pecho y levanta al país cada vez que se cae”, dijo Abel Rodríguez, delegado de la provincia de Buenos Aires, al portal El Cactus. “Estamos tocando fondo, ya empiezan a cerrar las panaderías y nadie te da una solución de nada”, advirtió.

En ese sentido, Rodríguez subrayó lo determinante que fueron las múltiples subas: “Aumentan los servicios y la materia prima y no queremos aumentar el producto, porque si se aumenta se vende menos y es la costumbre de nuestro pueblo que esté el pan en la mesa. Esto hace que cada vez se venda menos y la industria vaya más para atrás”.

En esta nota