Luego de su encuentro con el presidente, Mauricio Macri, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anunció que su país comenzaría a venderle carne de cerdo a la Argentina.

Desde comienzos de año los productores de cerdo argentinos están advirtiendo que la importación del producto viene creciendo sin medida, lo que los ubica en un lugar poco competitivo. Según las estadísticas de la Asociación Argentina de Productores de Porcinos (AAPP) citadas por Ámbito Financiero, en los primeros 10 meses del año se importaron poco más de 18.900 toneladas de carne de cerdo, lo que representa un incremento del 119% respecto del mismo período del año anterior, cuando se compraron del exterior 8.600 toneladas.

LEER MÁS: Argentina ya importó 633 toneladas de cerdo de Dinamarca

Ante este escenario, desde la asociación de productores le enviaron una nota formal al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, en la que detallan que les hubiera gustado formar parte "de las conversaciones" previas al acuerdo cerrado con Canadá y que no fueron informados en ningún momento de la decisión.

El sector de producciones intensivas (Febapri) de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) expresó su "profunda preocupación por los recientes acuerdos bilaterales para la importación de carne de cerdo de Canadá", comentó el matutino porteño. Agregó que "la política implementada durante el primer semestre de 2016 contribuyó a que un 20% de los pequeños y medianos productores porcinos de la provincia de Buenos Aires debiera dejar su actividad".

Ante la decisión de permitir el ingreso de carne canadiense a partir de agosto del año que viene, casi en paralelo, desde la subsecretaria de Ganadería del Ministerio de Agroindustria la Nación anunciaron que apoyarían al fondo de recaudación que están impulsando los productores locales para promocionar el consumo de carne localmente.

En esta nota