Tras el papelón de vestirse como una planta, el rabino Sergio Bergman ya sufre los risas y bromas de ajenos en cada lugar adonde concurra.

Como pasó en el evento de Fundaleu (Fundación de lucha por la leucemia). Allí, el ministro de Ambiente pasó un mal momento.

Embed

Según reveló el diario Perfil, "en un corralito para fotografiar a los que caminan la alfombra roja los fotógrafos querían retratarlo y le gritaron: “Arbol”, “Cogoyo”...".

El insólito momento sucedió entre las risas de todos. Fue en alusión al traje ecológico que usara la semana pasada el funcionario y que despertó las burlas de todos.