En los sectores más vulnerables, la reprivatización del fútbol decidida por el Gobierno y la AFA implicará tener que pagar hasta el 14% de sus ingresos para poder verlo. El costo varía de acuerdo a la zona geográfica y al sueldo de la familia.

Según un informe de la consultora The Competitive Intelligence Unit del primer trimestre de 2017, en la Argentina el promedio del paquete de TV por suscripción es uno de los más caros de América Latina: $ 637 cuesta el analógico de Cablevisión, $ 855 el paquete alta definición y $ 890 en Direct TV.

Pero para ver fútbol de primera se requiere un abono alta definición, lo que eleva el gasto. Ámbito.com informó que el abono más económico de Cablevisión (el analógico) cuesta $ 637, al que se le debe agregar un plus de $ 242 de "mantenimiento" del HD, más el "Pack Fútbol" de $ 300 por mes. Esto suma $ 1.179.

En ciudades como Río Cuarto, Oberá o Santa Rosa la competencia con operadores locales o cooperativas es mayor y el costo es menor. En la capital de La Pampa el abono básico cotiza $ 495. Su principal competidor, la Cooperativa Popular de Electricidad, Obras y Servicios Públicos, lo ofrece por $ 229 más $ 25 por el decodificador, mostró el portal.

LEER MÁS: Empieza el fútbol: ¿Cómo ver la Superliga?

El ingreso familiar en aglomerados urbanos que mide el INDEC disminuye escalonadamente en los sectores de menos recursos a $ 16.727, $ 8.358 y $ 4.531. "Para estos hogares, acceder a contenidos audiovisuales pagos como el fútbol representa no menos del 7% de sus ingresos mensuales", alertó el experto en políticas de comunicación y planificación de gestión pública Diego Rossi. Si se toma la canasta básica total de julio pasado, cuando una familia de dos adultos y dos menores en edad escolar necesitó $ 15.024 para no ser pobre, el costo del paquete fútbol se llevaría el 7,8% de sus ingresos mensuales.

Si se compara con los datos del CIFRA-CTA, un empleado en blanco que trabaja al menos 35 horas por semana y recibe menos de $ 12.000 por mes, debería destinar más del 9,8% para disfrutar de los partidos. Para los asalariados no registrados, que perciben unos $ 8.000 promedio, el porcentaje de sus ingresos destinado al fútbol sube a 14,7%.

En esta nota