Tras el hackeo y la publicación de ofensivos tuits desde la cuenta de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, se reveló que el ataque cibernético fue mucho más allá de la red social: los atacantes habrían ingresado a información sensible de la cartera a través de las cuentas de mail.

Según publicó el diario La Nación, el entorno de la funcionaria señala como hipótesis a un error involuntario de un empleado que fue víctima de "phishing", un tipo de ataque que se basa enviar un correo electrónico de apariencia legítima, pero que contiene un link que conduce a un sitio malicioso.

Sin embargo, fuentes allegadas desmintieron la versión y aseguran que el ciberataque a la ministra habría sido aún más grave. Los hackers, aparentemente, ingresaron a la cuenta de correo institucional e, incluso, tuvieron acceso al e-mail que recibe las denuncias contra el narcotráfico. Desde el Ministerio de Seguridad salieron firmemente a negar dicha posibilidad y sólo se remitieron a reconocer que la intervención se limitó a la cuenta de Twitter.

En este sentido, el especialista Javier Smaldone reveló las fotos que prueban que se tuvo acceso a los mails privados del ministerio de Seguridad, y lo publicó a través de Twitter, desmintiendo así las versiones oficiales: "Sí, aunque el @MinSeg (Ministerio de Seguridad) lo niegue. Hay evidencia suficiente", disparó junto a las capturas.


Embed

En esta nota