Luego de que el Gobierno presentara un bono de solo mil pesos para sectores necesitados y una leve excención del impuesto a las Ganancias, varios sectores sindicales salieron a mostrar su malestar por la postura de la CGT y agitan igualmente una medida de fuerza que la conducción de la central sindical peronista por ahora mantiene en stand by.

El primero en salir con los tapones de punta fue el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, quien deslizó que intentarán organizar una medida de fuerza o "jornada de protesta" junto a otros sectores, como los bancarios de Sergio Palazzo y el camionero Pablo Moyano, que lidera al sector más duro de la CGT.


El líder de la CTA consideró como "pobre" la medida oficial y recordó que no hay "nada para estatales ni contra los despidos". "Estamos dispuestos a construir con dirigentes como Palazzo, Yasky o Moyano una medida conjunta", evaluó en el portal Big Bang News, la cual espera se pueda organizar "desde la semana que viene".

Bancarios, con paro confirmado

Precisamente, La Bancaria es uno de los gremios que mantiene firme su reclamo de reapertura de paritarias ante la escalada inflacionaria, que superó con creces los pronósticos del Gobierno. Al igual que en las últimas dos semanas, para el 18 y 19 de este mes llevarán adelante un cese de tareas durante las últimas 3 horas de la jornada de atención al público, como antesala a un paro nacional de la actividad por 24 horas, convocado para el viernes 28 de octubre.

Fuentes gremiales negaron a El Destape que hubiera alguna conversación en concreto con el titular de la CTA, pero sí deslizaron que la semana próxima habrá reuniones con otros sectores gremiales para evaluar acciones en conjunto, en defensa de la reapertura de paritarias y contra la "emergencia ocupacional".

bancarios.jpg

"Oferta miserable"

En tanto, este jueves por la mañana, el titular de la CTA de los trabajadores, Hugo Yasky, consideró que la CGT "se acomodó" a la "agenda mezquina" que planteó el Gobierno en la reunión del miércoles y adelantó también que convocará a paro para octubre.

"Es una oferta miserable, la propuesta es insuficiente", afirmó y añadió: "el bono es un paquetito de humo", no se quiso discutir "la reapertura de paritarias" ni "asumir el compromiso por los despidos y las posibles reincorporaciones" y "el descuento del aguinaldo es acotado".

En ese contexto, Yasky adelantó que "junto a un sector de la CGT y movimientos sociales" realizarán un paro en octubre. La semana que viene, detalló, anunciarán la fecha.

¿Qué pasará con Moyano?

La incógnita mayor pasa por saber cuál será el accionar del titular del gremio de Camioneros, quien tuvo duras palabras contra el Gobierno de Macri y en particular contra el acuerdo que la cúpula cegetista alcanzó con el oficialismo.


Según indicó el diario La Nación, Pablo Moyano podría abandonar su cargo de secretario gremial de la CGT unificada, en repudio a la postura del triunvirato que componen Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. Por eso, ver si asistirá a la reunión de este jueves en la sede Azopardo será todo un indicio.

Un allegado al camionero, sin embargo, confió que hasta ahora "no hay nada confirmado" respecto de un eventual portazo del hijo de Hugo. Pablo Moyano sostuvo que "el bonito (sic) o migaja del señor Triaca es vergonzoso". El último fin de semana había sido más contundente al considerar que ya no tenía sentido seguir en la CGT si no se llamaba a un paro general.