Más datos revelan la estrecha relación que existe entre el ex jefe policial que comandaba la mafia de Los Pitufos en Quilmes, Pablo Fuchs, y el intendente de esa localidad, Martiniano Molina.

Los vínculos entre el ex jefe de la Policía de Quilmes y el intendente de Cambiemos no son nuevos. Además de haber sido nombrado hace un año como titular de la fuerza por el otrora cocinero devenido en político, Fuchs militó políticamente en la campaña de 2015 para la alianza que conduce Mauricio Macri a nivel nacional.

Embed

Al ex jefe policial se lo puede ver en los festejos el día que Molina ganó la intendencia de Quilmes, además de haber participado de varias recorridas proselitistas para ayudar a que Cambiemos sume mayor cantidad de votos.

FOTO FUCHS MOLINA 2.jpg

También participó de estas actividades de campaña el oficial (por el momento apartado) Álvaro Magallanes, otro alto jefe de la policía local, que respondía a Fuchs y a Molina. Tanto Fuchs como Magallanes están acusados de haber coordinado la operatoria del cobro de coimas para custodiar comercios, empresas y colegios privados (entre ellos, al que acuden los hijos de Matías Zarco, Secretario de Seguridad de Quilmes), y de cobrar el 70% de los adicionales de los oficiales que realizaban esas tareas dentro de su horario de servicio, a través de dinero que emanaba del municipio. Las denuncias constan en una causa que investiga la justicia.

Martiniano Molina Zarco Policia Quilmes

En segundo lugar, Fuchs oficiaba de custodia personal de Martiniano Molina. Lo acompañaba vestido de civil a todas las actividades, siguiéndolo siempre de cerca, y atento a preservar la seguridad del flamante jefe comunal, según se observa en diversas fotos a las que accedió El Destape gracias a la colaboración del portal La Voz del Grito, y a la investigación del abogado de los denunciantes, Juan Ibarra.

FOTO FUCHS MOLINA 3.jpg

Otra muestra de la gran cercanía entre el intendente del PRO y Fuchs, es que en la causa que investiga la red ilegal de pagos a cambio de custodia privada, el defensor de los acusados de la policía local es Osvaldo Fiorenza, quien trabaja para el municipio de Quilmes como Asesor categoría “A” de la Secretaría de Gobierno, que depende en última instancia de Martiniano Molina. Conjuntamente, el Dr. Fiorenza es el marido de una concejera escolar del PRO.

FOTO FUCHS MOLINA 4.jpg

Finalmente, el abogado que patrocina a quienes denunciaron a esta mafia policial, hablo con El Destape y acusó al fiscal Zaizar (quien tiene a cargo la investigación) de “actuar casi como abogado defensor de Fuchs”, ya que el ex jefe policial trabajó unos 8 años en los tribunales de Quilmes, y posee también estrechos vínculos con el fiscal. El Dr. Ibarra además denuncia que no lo dejan acceder al expediente, derecho que posee como abogado y que le está siendo cercenado.