A solo dos días de haber anunciado su llegada, el Gobierno le da una grata bienvenida a Luis Etchevehere y todo el sector agroexportador: ya no tendrán que liquidar las divisas provenientes de las ventas al exterior en el mercado local, lo que impulsará a la suba el valor del dólar a nivel interno.

A través del decreto 893/2017, publicado este jueves en el Boletín Oficial, se derogaron las normas que obligaban al complejo exportador a liquidar sus divisas en el mercado único y libre de cambios y recibir los pesos a cambio. Ya al asumir, Macri había dispuesto que los exportadores tenían hasta 10 años para liquidar los dólares provenientes del exterior en la Argentina.

La nueva norma deroga un decreto completo, el 1638/2001, además del artículo 1 del 2581/1964 y el 10 del 1555/1986. El más importante de todos ellos es el 2581/1964, que establecía que "A partir de la fecha, el contravalor en divisas de la exportación de productos nacionales, hasta alcanzar su valor F.O.B. o C. y F., según el caso, deberá ingresarse al país y negociarse en el mercado único de cambio dentro de los plazos que establezca la reglamentación pertinente".

El artículo 10 del 1.555/1986, decía que "el Banco interviniente procederá a pagar a los exportadores los importes que resulten, con la documentación suministrada por la Administración Nacional de Aduanas, utilizando el tipo de cambio, para la conversión de la moneda extranjera en moneda nacional de curso legal, cierre comprador del Banco de la Nación Argentina del día anterior al de efectuarse su pago o acreditación en cuenta al exportador siempre que previamente se hayan negociado las divisas correspondientes (...)".

El decreto de 2001, por su parte, reglamentaba cómo era el ingreso de esas divisas, hoy derogado.

La liquidación de los dólares en el mercado local generaba una oferta de la divisa que ayudaba a que el dólar no se dispare. Sin esa obligación, la moneda estadounidense tendrá más incentivos para subir, en momentos en los que llueven dólares pero para hacer negocios con la bicicleta financiera. Precisamente, uno de los argumentos de la medida del Gobierno es "mejorar la competitividad de las exportaciones argentinas, flexibilizar las condiciones de financiamiento y mejorar la previsibilidad financiera".

En esta nota