Los empresarios amigos de Mauricio Macri tuvieron ganancias muy superiores a la inflación gracias a las políticas de Cambiemos. En algunos casos superaron el 300%.

El más beneficiado de la era Macri fue el director general de la cementera Loma Negra, Sergio Faifman. La empresa aumentó sus utilidades 329% en los primeros nueve meses de este año, principalmente por obra pública.

El constructor de Nordelta, Eduardo Constantini, fue el segundo más favorecido. El presidente de Consultatio aumentó en un 300% sus ganancias, según mostró La Nación.

YPF fue la tercera más beneficiada, ya que la compañía que dirige Miguel Gutiérrez ganó un 261% más este año. El cuarto lugar lo ocupa Marcelo Mindlin, el dueño de Edenor, cuyas ganancias se incrementaron 135%.

LEER MÁS: Los aportantes a la campaña se quedaron con obras públicas

Nicolás Caputo, el amigo de la infancia de Macri, también consiguió ganancias extraordinarias. Las suyas subieron 114% durante este año. Además, el dueño del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, ganó un 33% con Cablevisión.

En esta nota