El banco brasileño Itaú compró la histórica fábrica textil Alpargatas, que estaba en crisis tras el triunfo de Mauricio Macri, con cierre de plantas, despidos y suspensiones.

Así, el fondo brasileño J&F se desprendió del control de la textil, además creadora y fabricante de marcas como Topper y las tradicionales ojotas Havaianas.

Lo reveló el sitio iProfesional: "El acuerdo se cerró en las últimas horas y marca el desembarco de otros dos grupos brasileños tanto en los negocios que la textil tiene en el país vecino como en Argentina, donde es considerada la mayor empresa del sector".

El fondo de la familia Batista controlaba el 86% del capital y el 100% del paquete accionario de la filial local, Alpargatas Argentina. J&F, el brazo financiero de los Batista, había comprado la empresa textil tras pagarle u$s715 millones a otra familia brasileña, los Camargo Correa, en 2015.

LEER MÁS: Alpargatas cierra dos de sus plantas por la apertura de importaciones

El acuerdo se cerró por u$s1.000 millones. Esto le da a Cambuhy, de la familia Moreira Sales, y al fondo Itaúsa, dueño del banco Itaú, el control total sobre los negocios textiles de J&F en toda la región.

Las negociaciones para vender Alpargatas se venían desarrollando en forma privada con un grupo formado por Cambuhy Investimentos e Itaúsa Investimentos, dueña entre otros activos del banco Itaú.

Itaú, que también opera en el sistema financiero local, administra las fortunas de importantes grupos económicos del país vecino y es accionista controlante de Itaú Unibanco, el mayor banco privado de América latina en términos de activos.

Esta empresa se creó en Argentina en 1883 para la fabricación de alpargatas. Luego llegaron las Flecha, las Pampero, las Topper y Grafa.

En esta nota