Desde el anuncio del ingreso de aerolíneas "low cost", no cesan de aparecer irregularidades por conflictos de intereses, dados los estrechos vínculos de miembros del Gobierno con algunas compañías. El caso de Avianca, por el que están imputados Mauricio Macri, funcionarios y empresarios, suma un nuevo capítulo: los dueños de la colombiana poseen cientos de offshores, algunas de ellas con vínculos al Presidente.

A principios del año pasado, Avianca ingresó a la Argentina cuando supuestamente compró MacAir Jet. La aerolínea de la familia Macri cambió en mayo su denominación social por la de Avian Líneas Aéreas SA. El 4 de noviembre, la firma comunicó la aprobación de las renuncias de algunas autoridades, pero la continuidad de Carlos Benjamín Colunga López como vicepresidente, un hombre que pasó décadas en la compañía familiar. El colombiano Germán Efromovich, dueño de Avianca, asumió como director suplente de la filial local.

"Detrás de esta operación aparecen muchas dudas. En buena medida, gracias al conveniente acuerdo de confidencialidad firmado por las partes intervinientes", apuntaron Rodolfo Tailhade y Juan Cabandié en su denuncia penal, que es seguida por el fiscal federal Jorge Di Lello y el juez Sergio Torres. La Fundación por la Paz y el Cambio Climático abrió otra causa contra el jefe de Estado por beneficiarse en la adjudicación de rutas aéreas para las "low cost", que la siguen la Fiscalía de Eduardo Taiano y el Juzgado de Luis Rodríguez.

LEER MÁS: Denuncian penalmente a Macri por el negociado de las "low cost"

Además de que se desconoce el monto de la operación y la modalidad de la compraventa, el artículo 99 del Código Aeronáutico establece que "la mayoría de las acciones deberán pertenecer en propiedad a argentinos con domicilio real en la Argentina". Es decir, Avianca no pudo comprar MacAir Jet, sino que se debió asociar a la familia Macri con un porcentaje minoritario. Más aún, en la página oficial, aún figura que "es una empresa perteneciente a Sideco", la compañía matriz del Presidente.

Los dueños de Avianca son los hermanos Germán y José Efromovich, bolivianos pero también nacionalizados brasileños y colombianos. Controlan a la legendaria empresa a través de guaridas fiscales, lo que facilita la evasión impositiva.

Se desprende de los libros contables que el 51,5% de las acciones ordinarias y preferenciales de Avianca Holdings SA las posee Synergy Aerospace Corp, una offshore panameña de los Efromovich. El 14,5% lo tiene Kingsland Holdings Limited, una sociedad incorporada en Bahamas, de la familia de Roberto Kriete; mientras que el resto se divide entre empleados, bancos y fondos de inversión que carecen de derecho a voto.

Es tal el gusto de los Efromovich por las offshores, que tienen a su nombre más de una centena de empresas, según la base de datos de OpenCorporates. Tal como descubrió el diputado Darío Martínez, Germán figura en el directorio de 121 sociedades y José en "modestas" 87. De sus socios, Michael Welch figura en 39; mientras que Roberto Kriete en 83; y Adalberto Campos en 30.

LEER MÁS: Luego de Correo, Macri se autocondonó la deuda de su línea aérea

El agente residente que realiza los trámites de la panameña Synergy es el estudio Icaza, González - Ruiz & Aleman, el mismo que aperece con Omexil SA, de la familia Macri. El legislador que denunció los Panamá Papers indicó a El Destape que esta conexión "puede ser mera coincidencia, pero indica que utilizan un mismo formato de negocios". La familia del Presidente está vinculada al menos a 50 compañías en guaridas fiscales dentro de la causa que llevan el fiscal Federico Delgado y el juez Sebastián Casanello.

Además de su adicción a las offshore, Martínez señaló que los Efromovich sufrieron algunos tropiezos en Brasil, como el titular de la AFI macrista, Gustavo Arribas. El 16 de junio del año pasado se dio a conocer una denuncia de Expedito Machado Neto, el hijo del presidente de Transmetro (subsidiaria de Petrobras), en la cual acusa a German Efromovich de haber girado a través de HR Financial Services 28 millones de reales (U$S 8 millones) a una cuenta de la familia Machado en el HSBC en Suiza, como pago de coimas. El director de los espías argentinos está imputado por recibir dinero vinculado al caso brasileño Lava Jato.

En esta nota