El gobierno nacional desfinanció la producción de pólvora y explosivos de la empresa estatal Fabricaciones Militares. El plan de ajuste llevó a que se despidan a más de 300 trabajadores que tenían contrato y que se cierre la histórica planta FanAzul de la ciudad bonaerense de Azul. El Destape accedió de forma exclusiva a los documentos del gobierno que muestran el vaciamiento planificado de la empresa que depende del Ministerio de Defensa.

La Secretaría de Ciencia Tecnología y Producción para la Defensa adelantó el ajuste que llevaría adelante en FanAzul, un plan que se llevó al pie de la letra. Lo primero que planteaba eran las tareas de mantenimiento que costaban 500 mil pesos y que protegían la planta de protecciones. Delegados de ATE expresaron a El Destape que ese fue el primer indicio que recibieron del cierre de la planta.

Embed

Tampoco se invirtió en las maquinarias de la fábrica de Azul que llevó su producción a un mínimo histórico y que terminó con su cierre el 2 de enero de 2018. FanAzul fue creada en 1988 y empleaba a 263 personas. Ahora los despedidos acampan frente al Municipio de Azul a la espera de que el gobierno reabra la fábrica y vuelva a contratarlos.

En Río Tercero, cancelaron el proyecto para el ensamble de vagones ferroviarios que iba a utilizar una inversión de 22 millones de pesos. En la localidad cordobesa hubo 29 despidos y la baja en la producción de la planta. Algo similar ocurrió en Villa María, donde hubo 30 despidos y no se invirtió en el plan de actualización de maquinarias.

fanazul acampe.jpeg

Los documentos a los que accedió El Destape sirven para demostrar que el gobierno tenía planificado cómo sería el vaciamiento de las plantas de Fabricaciones Militares, donde en total se despidieron a más de 300 empleados en todo el país.

Desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri, Fabricaciones Militares sufrió el cierre de proyectos de vagones ferroviarios, la suspensión del convenio con INVAP para la fabricación de radares, el fin del acuerdo con Yacimientos Carboníferos de Río Turbio y una merma en la fabricación de pólvora tanto para la actividad privada como para el Estado.

LEER MÁS: Un despedido de FanAzul: "Van a traer de Israel y Chile lo que fabricábamos acá"

En esta nota