Los gremios docentes bonaerenses anunciaron un paro de 24 horas para este miércoles tras fracasar una nueva reunión con el Gobierno provincial, que ofreció un aumento del 21% en dos tramos, con cláusula gatillo por inflación y una suma de 2.000 pesos por cargo por la pérdida de poder adquisitivo de 2016.

Será la huelga número 17 desde que arrancó el ciclo lectivo 2017, el 6 de marzo, que tampoco pudo empezar ese día por los paros de los gremios a causa del conflicto salarial a nivel país, y que se agudizó en la Provincia.

Así, los sindicatos del sector educativo retomarán las medidas de fuerza tras dos meses de tregua. Las últimas jornadas de paro fueron el 5 y 6 de abril. Este miércoles, otra vez más de 4 millones de chicas y chicos no podrán concurrir a las aulas.

En el encuentro de este lunes, el Gobierno ratificó que no restituirán los descuentos por paro y que en los próximos días pagarán una suma de entre 1.000 y 2.500 pesos como adelanto de futuros aumentos.

La última reunión por salarios se había concretado el 2 de mayo pasado, mientras el último paro se había llevado a cabo el 11 de abril a nivel nacional tras la convocatoria del gremio CTERA, el cual llamó a la huelga "contra la represión" durante una protesta frente al Congreso de la Nación cuando intentaban instalar una "escuela itinerante". Durante casi dos meses, los gremios docentes evitaron realizar paros y sólo convocaron a protestas en los establecimientos educativos y en redes sociales.

La presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, al salir de la reunión con los ministros, aseguró: "Todos los gremios sentados en esta mesa han decidido rechazar la propuesta".

"No hay recuperación del poder adquisitivo", argumentó y enfatizó: "Este frente de unidad docentes determina un paro para este miércoles porque no hay consolidación del salario docente". La secretaria adjunta del gremio SUTEBA, María Laura Torre, criticó el movimiento de la inflación en el país y fustigó que "lo único que está parado, con un fuerte maltrato a los docentes, es el salario".

En diálogo con la prensa, Torre, además, reiteró el pedido de devolución de los descuentos por los días de paro. En representación del Gobierno provincial de María Eugenia Vidal estuvieron presentes los ministros Hernán Lacunza (Economía) y Marcelo Villegas (Trabajo) y el titular de la Dirección General de Cultura y Educación, Alejandro Finocchiaro. Los seis gremios, agrupados en el Frente de Unidad Docente, estuvieron presentes con sus máximos referentes, excepto Roberto Baradel (Suteba).

Además de Torre y Petrocini, participaron Miguel Ángel Díaz, secretario general de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba), Edith Contreras, representante de la Unión de Docentes Argentinos seccional provincia de Buenos Aires (Uda), Inés Busso, secretaria adjunta y administrativa del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y Jorge Dobal, secretario general de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

El Gobierno bonaerense ofreció este lunes a los gremios docentes un aumento del 21% con cláusula gatillo por inflación para este año, un plus por presentismo y una recomposición de 2.000 pesos por el año pasado por cargo. En la oferta anterior, el gobierno de María Eugenia Vidal había propuesto un incremento del 20% en dos cuotas y un bono de 1.500 pesos por cargo para recuperar lo perdido en 2016.

Además, implica un aumento para el período 2018-2019 y en este caso la oferta es cubrir el índice inflacionario más un 10%. También abarca un plus por presentismo, por el ahorro atribuible a la baja del ausentismo. Si en el primer año pudiera bajarse el ausentismo solamente un 10% (pasar del 17% al 15,3%), cada docente en promedio podría cobrar 440 pesos adicionales por mes.

"Este año ya hicimos dos adelantos y en los próximos días vamos a dar un tercero de entre $1.000 y $2.500 correspondientes a mayo", señalaron los ministros que participaron del encuentro con los gremios bonaerenses.

En esta nota