Los delegados de Cresta Roja se encadenaron a las puertas del Ministerio de Trabajo para protestar contra el "incumplimiento de los acuerdos por parte de la empresa". Los trabajadores reclaman el pago de quincenas adeudadas y la reincorporación de unos 400 operarios que se quedaron afuera en 2015, cuando la firma estuvo al borde de terminar en la quiebra.

A 18 meses de esa crisis, y con una activa participación del gobierno de Cambiemos en las gestiones para que la empresa continúe, los representantes gremiales de los trabajadores de la avícola explican que la situación no mejoró y que los sueldos se siguen atrasando.

En la planta que la firma (controlada por Proteinsa) tiene en la localidad bonaerense de Esteban Echeverría, el presidente Mauricio Macri había anunciado la puesta en funcionamiento de la empresa. Sin embargo, la compañía no fue saneada y 400 operarios aún esperan que los llamen.

LEER MÁS: Trabajadores de Cresta Roja desmienten a Macri: "Acá hay 900 empleados en la calle"

Según dijeron los delegados a la prensa en la puerta de Trabajo, a poco de comenzar a producir con una plantilla todavía reducida la firma comenzó a incumplir el plan de pagos al que se había comprometido ante el Gobierno nacional. "De los comprometidos sólo pagaron en tiempo y forma el de enero", relataron los delegados de la empresa, que hoy se encadenaron en el Ministerio de Trabajo para visibilizar la problemática.

Los trabajadores habían paralizado la producción por casi 72 horas dos semanas atrás y levantaron la medida de fuerza con la promesa de que el 12 de mayo estaría abonado parte de lo pendiente.

Las partes vienen negociando el pago de lo adeudado desde diciembre, una deuda que involucra tanto a los trabajadores activos como a los empleados que todavía no fueron reincorporados desde la salida de Rasic Hnos.

La ex Rasic Hnos fue vendida en octubre del año pasado a Proteinsa, un consorcio compuesto por las empresas Ovoprot Internacional, Tanacorsa y Grupo Laclau, que se habían hecho cargo de la empresa en diciembre de 2015 cuando la justicia decretó la quiebra.

Un año después ganó la licitación, tras presentar una oferta por u$s 121 millones, con el respaldo del banco brasileño BTG Pactual (le ganó la puja a Avícola del Plata, conformada por Granja Tres Arroyos, Adecoagro y Grupo Lartirigoyen). En ese momento, la empresa producía cerca de 180.000 pollos por día, y el objetivo final era ir incrementando la producción hasta los 400.000 pollos por día.

En esta nota