Los choferes de la línea 60 de colectivos anunciaron un nuevo paro por tiempo indeterminado en reclamo de más seguridad en las terminales de la empresa. Se da en medio de un prolongado litigio con la firma MONSA, que despidió y acusó a empleados de vandalismo.

La decisión se tomó luego de que inspectores del Ministerio de Trabajo visitaran las terminales del barrio porteño de Barracas y en la ciudad bonaerense de Ingeniero Maschwitz. Los funcionarios resolvieron que la empresa debe realizar ajustes en la central ubicada en la localidad de Escobar.

Ante esto, los choferes lanzaron la medida de fuerza. También volvieron a reclamar por los empleados que fueron despedidos en los últimos meses.

LEER MÁS: Trabajadores de la línea 60 levantarán el paro por despidos esta medianoche

El conflicto entre los trabajadores de la línea 60 y la empresa lleva varios meses, y uno de los puntos más altos fue cuando en septiembre del año pasado murió un operario de la compañía, en uno de los talleres mientras trabajaba en una unidad.

En esta nota