Con el cambio de Gobierno, el plan Procrear fue abandonado por el nuevo titular de la Anses, Emilio Basavilbaso. La renovación del programa de créditos salió recién avanzado el segundo semestre y atados a la inflación, que actualmente ronda el 42%.

Hasta 2015, el Procrear incluía una tasa del 5% durante los primeros cinco años y luego un interés variable, pero que no podía superar el 14,5%. Para una familia sin hijos que ganaba $ 15.000 y compraba una vivienda de $ 850.000, los gastos de administración se podían elevar hasta $ 18.190.

LEER MÁS: ¿Cuánto hay que ganar para pedir el Plan Procrear?

El monto máximo del crédito era de $ 600.000, con una cuota inicial $ 5.249 y una final de $ 7.981. El total pagado al finalizar el crédito era $ 1.767.320.

Con las modificaciones de Mauricio Macri y Basavilbaso, el nuevo programa dice cobrar un interés de sólo el 5%, pero el capital se ajusta por la inflación, lo que dispara el precio pagado mensualmente.

Embed

Para un ejemplo idéntico, tal como muestra Tiempo Argentino, los gastos de administración se elevan a $ 42.500. El monto máximo del crédito es de $ 550.000, donde el Estado bonifica $ 200.000.

La cuota inicial es de $ 3.727, mientras que la final escala a $ 32.867, en un escenario de inflación en retroceso, por lo que puede ser incluso mucho mayor. En el mejor de los casos, el total pagado al terminar el crédito es de $ 3.379.142.

La Anses paralizó 89 desarrollos urbanísticos que la anterior gestión tenía en construcción, por lo que dejó sin departamento a 30.000 familias. Además, 13.000 hogares de créditos particulares quedaron sin casa.