Luego de que miles de porteños se autoconvoquen para cacerolear en contra de la reforma previsional, algunos decidieron marchar hacia la Plaza de Mayo y otros a la Quinta de Olivos, para hacerle notar al Presidente su descontento.

Embed

Los vecinos que se oponen al ajuste jubilatorio se trasladan desde San Telmo e incluso desde Villa Crespo a la Casa Rosada.

El Gobierno insiste que la Cámara de Diputados apruebe durante la madrugada el ajuste a los jubilados, con lo que pretende ahorrar $ 96.000 millones desde el año próximo. Por esto, la Policía de la Ciudad, la Federal y la Gendarmería reprimieron ferozmente en las inmediaciones del Congreso desde el mediodía.

LEER MÁS: Policías le dispararon, lo atropellaron y lo dejaron desangrándose