Los aumentos no dan respiro y a los tarifazos en los servicios básicos se le suma el de los alquileres que, en la ciudad de Buenos Aires, aumentarán este año entre 25 y 30% en un 2016 donde la inflación porteña fue del 41% pero en un 2017 donde el macrismo aspira a una inflación por debajo del 20% y, en esa línea, intenta poner un techo a las paritarias.

Pero eso no es todo. Ante la posibilidad de deducir el alquiler en el impuesto a las Ganancias, de acuerdo a la nueva disposición de la AFIP, los propietarios evalúan incrementar mucho más el valor del alquiler ante un blanqueo del mercado obligado.

En 2016, según un informe de la consultora Reporte Inmobiliario que difunde el diario La Nación, la suba del mercado se ubicó en 36,7%. En los departamentos de dos ambientes el alza fue del 27,5% y en los de tres ambientes subieron 44,6%.

Debido a esta licuación de la rentabilidad para las unidades más chicas, algunos propietarios buscan recuperar esos puntos perdidos y, de acuerdo con operadores inmobiliarios, para renovar contratos exigen hoy aumentos que en algunos casos llegan hasta el 40%, pese a que las proyecciones en la suba del costo de vida para este año se ubican claramente por debajo de esta cifra.

LEER MÁS: Ya no hay más aranceles a la importación de productos informáticos

No obstante, la inmobiliarias creen que el promedio de las operaciones cerrarán con alzas de entre 25 y 32% (entre 12,5% y 15% cada seis meses) en 2017, es decir, por encima de la inflación prevista, lo que servirá para que los dueños recuperen parte de la pérdida anterior.

"Se están cerrando contratos para 2017 y 2018 con alzas de 30% por año", afirmó Armando Pepe, presidente del Centro de Corredores Inmobiliarios de Buenos Aires. También ratificaron las subas las inmobiliarias Javier López, Mel Propiedades y Le Bleu Negocios Inmobiliarios.

En esta nota