El Gobierno corrió de la escena a Patricia Bullrich, tras los 37 días de inacción como ministra de Seguridad en el caso de la desaparición de Santiago Maldonado. Ahora, el vocero de la causa elegido por Mauricio Macri es el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

En los 37 días que pasaron, Bullrich fue al Congreso a informar sobre el caso, tuvo un periplo por los medios televisivos y a través de su ministerio se difundieron hipótesis que luego fueron replicadas por periodistas afines y militantes de Cambiemos.

En 37 días, la funcionaria cometió una decena de desaciertos sobre la causa Maldonado que exponen su inacción y la decisión oficial de correrla de la escena, entre rumores de separarla del cargo. Este es el repaso de estos 37 días donde cometió errores, papelones, trató de desviar la investigación con desinformación y realizó dichos desafortunados.

1. Dio el nombre de un testigo protegido

Embed

Bullrich puso en riesgo la vida de un testigo protegido. El 16 de agosto, la ministra fue al Senado a explicar los pasos de la investigación y dio el nombre y domicilio de Ariel Garzi, violando la protección que le correspondía.

Garzi es amigo de Santiago Maldonaldo. Se comunicó 24 horas después del hecho al celular de Santiago y alguien atendió la llamada, que duró 22 segundos.

2. "Nocetti saludó y siguió, no dio órdenes"

Embed

En su exposición en el Congreso, Bullrich aseguró: "El doctor Nocetti pasó por el lugar, se bajó del auto porque iba a Esquel, saludó a la Gendarmería y siguió", sostuvo la ministra de Seguridad. Remarcó que Nocetti "no participó, no dio ordenes, no tuvo nada que ver con la parte operativa" del procedimiento.

Sin embargo, tras abrirse el secreto de sumario, documentos de gendarmería confirmaron que Nocetti, jefe de gabinete de Bullrich, ordenó, diseñó y armó el operativo represivo de esa fuerza de seguridad cuando desapareció Maldonado.

3. Se cruzó con organismos de DD.HH. y abandonó la reunión

Embed

Bullrich se reunió junto al ministro de Justicia Germán Garavano con los organismos de Derechos Humanos el 22 de agosto.

La ministra se enojó cuando los referentes sociales le dijeron que el Gobierno sabía de la situación de Maldonado. "No voy a permitir eso. Es ideológico", dijo Bullrich según el audio que se filtró. Se paró y se fue.

4. Instaló la teoría del puestero

Embed

Fue quien lanzó la hipótesis del puestero y así ensució la investigación con una pista falsa. Desde el Congreso, cuando fue a informar sobre el caso, Bullrich relató la teoría que manejaba el Gobierno sobre el acuchillamiento de la persona que cuida las tierra de Luciano Benetton a un militante de la causa mapuche.

Periodistas afines del Gobierno, militantes de Cambiemos, diputados PRO y los trolls macristas a través de cadenas en las redes sociales intentaron darle fuerza a esta hipótesis. Pero finalmente el lunes se confirmó que el ADN de la sangre del cuchillo no coincide con el de Maldonado, por lo que se cayó la principal coartada del Gobierno y de Bullrich. Hoy la principal apuntada tanto por la Justicia como por el propio Gobierno es la gendarmería.

5. Intentó desligar siempre a la gendarmería

gendarmes

"La gente de la zona quiere a Gendarmería. Yo no voy a tirar un gendarme por la ventana". Ese fue el eje sobre gendarmería de la ministra de Seguridad en su exposición en el Congreso y de los primeros 35 días de la investigación.

Recién en el día 36 y 37 (ayer y hoy) tanto el Gobierno como su nuevo vocero en la causa, Avruj, corrieron el eje y apuntan contra gendarmería como principal hipótesis.

Justamente la teoría del puestero corrió el eje de la investigación hacia la fuerza de seguridad. Además, la ministra no separó a ningún gendarme para ponerlo a disposición de la Justicia ni pidió realizar una investigación interna contra la gendarmería, que está bajo su órbita.

6. Ataque a los mapuches

Embed

Bullrich eligió poner el foco al comienzo de la causa Maldonado a la causa mapuche y atacó en el Congreso a la comunidad. Además, desde los medios afines al macrismo se intentó instalar una campaña de desprestigio sobre las personas que reclaman por sus tierras en manos del magnate Luciano Benetton.

En su informe, Bullrich dijo una desafortunada frase: "De ninguna manera vamos a permitir una república mapuche en medio de la Argentina". E intentó diferenciar a los argentinos de los mapuches. "Es un problema que tenemos los argentinos y tenemos que solucionar. Los argentinos y los mapuches", dijo.

7. "Los que quieren encontrar a Maldonado y los que no queremos encontrar a Maldonado"

Embed

En medio de los cuestionamientos por la inacción de su Ministerio, Bullrich le doi el 24 de agosto una entrevista a TN donde realizó uno de sus dichos más polémicos en este último mes.

"Se quieren plantear bandos. El bando de los que quieren encontrar a Maldonado y el bando de los que no queremos encontrar a Maldonado", afirmó la funcionariaen un notable fallido.

8. Defensa a los genocidas de la dictadura

Embed

En el programa de Mirtha Legrand del 26 de agosto salió con una férrea defensa de los genocidas de la última dictadura militar.

Bullrich lo hizo con una polémica frase y en medio de la desaparición forzada de un militante. Allí, la ministra no sólo defendió la teoría de los dos demonios durante el proceso sino que además se despachó con una frase donde intentó lavar la imagen de quienes llevaron adelante un plan sistemático de tortura, desaparición y robo de bebés: "Los demonios no eran tan demonios".

9. Extraños agradecimientos

Embed

A Bullrich le llovieron comentarios en las redes para preguntarle por el paradero de Santiago Maldonado. A todos ellos los obvió.

Pero tuvo tiempo para responder comentarios con elogios y con extrañas teorías y ataques a los mapuches. Así fue que agradeció y celebró comentarios polémicos como: "Que a Maldonado lo busquen los mapuches". Un "Me Gusta" de la ministra y un "Gracias, saludos!".

10. Apoyo a la falsa teoría de los periodistas detenidos en la marcha

Embed

Una periodista difundió una falsa información sobre los periodistas detenidos en la marcha del viernes 1º de septiembre en Plaza de Mayo por Santiago Maldonado.

Fue María Julia Oliván, quien finalmente se retractó y pidió disculpas. Había difundido que no eran periodistas las tres personas detenidas entre las 31 que se llevó la Policía de la Ciudad por supuestos desmanes.

La ministra le dio apoyo a esa teoría con un "Me Gusta" en las redes. El hecho fue descubierto y generó revuelo.

santiago-maldonado-protesta.jpg