Para el ex ministro de Economía Ricardo López Murphy, el gradualismo económico a veces es posible de aplicar, pero no siempre es lo más conveniente. "El costo del programa económico está en el atraso cambiario y en el súper ajuste que vivió y vive el sector privado", analizó.

Para López Murphy, el nivel de déficit fiscal requiere que haya una buena coyuntura internacional. "Yo soy enemigo del déficit fiscal porque coloca al país en una situación vulnerable. Para mantenerlo se necesitan buenas noticias a nivel internacional y tasas bajas", explicó en una charla organizada por la Fundación Libertad y Progreso.

El exfuncionario insistió en la necesidad de ajustar el gasto. "Lo dramático de esto es que, desde que Cambiemos ganó las elecciones, Argentina no está ajustando. Yo voté a este Gobierno y quiero que le vaya bien, pero este Gobierno no ajustó, sólo está financiando la herencia, el enorme desequilibrio que recibió del kirchnerismo", opinó. "Este nivel de gasto es infinanciable. En este sentido, el camino a seguir es el que contienen las propuestas de Libertad y Progreso: reducir subsidios, reformar el Estado, reducir empleo público, etcétera".

LEER MÁS: Macri: "Hay que asumir que tenemos problemas de pobreza"

Para López Murphy, otros desafíos a encarar son las reformas tributaria y previsional. "Tenemos un sistema impositivo extravagante y asfixiante para las empresas, que además genera informalidad y una falta de competitividad enorme", señaló el economista.

El economista opinó que el sistema previsional, que está en crisis en todo el mundo, necesita una corrección. "Quizás lo viable sea aumentar la edad jubilatoria en forma muy gradual, para en 20 años apuntar que la jubilación sea a los 68 años, con la misma edad para hombres y mujeres", dijo.

En esta nota