Finalmente, Darío Lopérfido deja su cargo público como director del Teatro Colón. El funcionario ya había renunciado hace meses como ministro de Cultura porteño.

El funcionario había dimitido en julio pasado tras ser cuestionado y repudiado por todos los sectores sociales por sus lamentables frases donde negó a los 30 mil desaparecidos de la dictadura.
El actual director artístico sería reemplazado por el mexicano Enrique Diemecke, director titular de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Cuando lo designaron ministro de Cultura de la Ciudad, se quedó con la dirección artística y siguió con su cargo de presidente en Opéra Latinoamericana, (OLA) la entidad que nuclea a los principales teatros líricos de la región, informó Clarín.

Sus dichos sobre el número de desaparecidos generaron un escándalo, que incluyó una campaña internacional con firmas en Change.org y fue también cuestionado por parte de los "trabajadores de la cultura", que incluso le hicieron un escrache en el teatro Regio. Y además fue repudiado por organismos de Derechos Humanos y entidad sociales y políticas.

Según se informó, Lopérfido se irá a vivir a Alemania. "Será una especie de embajador cultural. Se exilia con salario", afirmó una fuente del Teatro Colón a El Destape.

Lopérfido llega así al país que sufrió el genocidio nazi, con más de 11 millones de muertos, entre ellos 6 millones de judíos. En Argentina el funcionario negó que sean 30 mil los desaparecidos del genocidio que cometió la última dictadura militar.