El juez Ariel Lijo, quien había ordenado las escuchas a los teléfonos de Oscar Parrilli, reconoció hoy que "no es normal" que las grabaciones de las conversaciones que el extitular de la AFI mantuvo con la expresidenta Cristina Kirchner se hayan filtrado a la prensa, pero negó tener responsabilidad sobre la cuestión.

"No es normal (que se difundan las escuchas), a tal punto que hice la denuncia. Y la semana pasada estaba anunciado que tenían la total de las transcripciones. Es lamentable. No tengo una respuesta para eso", sostuvo en declaraciones a radio 10.

El juez había procesado a Parrilli por el delito de encubrimiento agravado de Ibar Esteban Pérez Corradi, prófugo durante cuatro años, y en ese marco había dictado la intercepción de sus comunicaciones privadas.

Embed

Luego la Cámara Federal dictó la falta de mérito de Parrilli, revocando su procesamiento, y desde el kirchnerismo apuntaron, entre otros, contra Lijo por hacer "armado" la causa con el solo objeto de espiar conversaciones privadas y luego hacer una utilización política y mediática de las mismas. Sin embargo, Lijo rechazó tener responsabilidad sobre el incidente, y señaló que durante el proceso de las escuchas judiciales hay "muchas personas que intervienen", y que pudieron haber pasado por alto los protocolos, produciéndose la filtración mediática.

"El juez va a decir donde se se produjo la filtración. Después, el mecanismo de escucha es un sistema que tiene muchos mecanismos de seguridad y protocolos de confidencialidad, peor como en cualquier actividad esas responsabilidades tiene que ver con los actores que intervienen en las distintas etapas. Intervienen muchas personas en el proceso que tienen responsabilidades personales en el proceso", explicó.

El magistrado insistió en que no tuvo nada que ver la filtración, al alegar que "cuando uno toma el teléfono no puede saber con quien habla y de qué habla ni nada por el estilo", en alusión a los diálogos coloquiales entre Cristina Kirchner y Parrilli. "Las escuchas se dan en el marco de una investigación con un fundamento claro y nunca fue cuestionado por la parte (Parrilli). Las interpretaciones corren por cuenta de quien las hace", contestó al ser consultado sobre la opinión de la expresidenta, quien aseguró días atrás que la causa en la que Parrilli fue sobreseído fue creada con el mero objetivo de escuchar al exsecretario general de Presidencia y a ella.