El abogado de Amado Boudou, Eduardo Durañona, confesó que el juez Ariel Lijo le manifestó a su defendido que dictó su prisión porque "las condiciones cambiaron y no le queda otra alternativa".

Según informó Durañona, en un encuentro entre Lijo y Boudou, el juez se acercó a su defendido y admitió: "No me queda otra alternativa, las condiciones cambiaron conforme el fallo de la Sala II, así que no tengo otra alternativa".

Este martes, el ex vicepresidente pidió ante la Cámara Federal su excarcelación, tras haber sido detenido por presunto enriquecimiento ilícito. Además, pidió que el juez Lijo fuera apartado de la causa puesto que "ha perdido totalmente la imparcialidad".

Por Radio Rivadavia, Durañona denunció que su defendido no puede seguir sometido a este juez por "temor de parcialidad", al tiempo que destacó que no hay razones para avalar la detención de Boudou: "Jurídicamente no me cabe ningún tipo de duda. No hay ningún hecho novedoso para justificar una detención, en una causa que tiene cinco años de trámite".