Las militantes de la Tupac Amaru María Molina y Elba "la Gringa" Galarza, fueron liberadas hoy por la Justicia jujeña y ya se encuentran en sus domicilios, luego de permanecer encarceladas en una comisaría durante casi siete meses.

Fuentes de la organización liderada por Milagro Sala confirmaron a NA que el juez Gastón Mercau ordenó dejar en libertad a las dos mujeres que desde el 28 de abril cumplían arresto en la Comisaría de la Mujer del barrio Huaico de San Salvador de Jujuy, en condiciones de detención que calificaron de "inhumanas".

"Estuvieron todo el invierno sin agua caliente, las obligaban a dormir en colchones en el piso. La comisaría es un lugar de paso, no podían estar más de 48 horas", denunciaron.


Las dos militantes habían sido detenidas por el juez Pablo Pullen Llermanos a partir del testimonio en contra de ellas de Jorge Rafael Páez, vinculado con la organización Tupac Amaru que conduce Sala y procesado como coautor de tentativa de homicidio en un enfrentamiento armado que tuvo lugar en 2007.

Páez acusó a Galarza por falsificar instrumentos públicos y a Molina por transmitirle un mensaje de Sala sobre transferencias supuestamente irregulares. "Para el juez, un sólo testimonio fue suficiente para detener a las integrantes de la organización barrial. No realizó ningún pedido para generar otras medidas probatorias", indicaron las fuentes de la Tupac.

Las liberación de Galarza y de Molina ocurrió al día siguiente de la reunión que un grupo de legisladores nacionales del FpV-PJ (que viajaron especialmente a Jujuy) mantuvieron con el juez que dispuso la medida. "Ahora falta que el Estado nacional cumpla con el pedido de la ONU y libere a Milagro Sala y a todos los demás presos políticos de Jujuy", remarcó el jefe de bloque de Diputados del FpV-PJ, Héctor Recalde, quien integró la comitiva de referentes kirchneristas junto a los diputados Marcos Cleri, Santiago Igón y Josefina González, y la senadora nacional Virginia García.

En esta nota